Cuando quitábamos las ruedas a nuestras bicis parecía que teníamos que aprender desde cero y es que no aprendíamos a guardar el equilibrio correctamente.Esto se corrige usando como primera opción las bicis de aprendizaje.

Las bicicletas sin pedales están pensadas para niños a partir de 2 años.Se regulan en altura y se adaptan a la medida del niño para que se puedan dar impulso con los pies y avanzar. 

Al caminar sobre la bicicleta, el niño se balancea sin riesgos y poco a poco va adquiriendo la seguridad y confianza que necesita. Un a vez que vaya seguro será el momento de pasar a una bicicleta más grande, como las de adulto al principio con ruedas pero en seguida las podrá quitar con seguridad.

Que el aprendizaje sea seguro no quiere decir que no tengan que estar supervisados por un adulto y sería conveniente que utilizaran alguna protección como es el casco, ya no sólo por seguridad sino para que se vayan acostumbrando a él.

¡¡Probarlas veréis cómo se divierten aprendiendo!!